Consistencia versus Repetición.

NOW Consistencia.jpg

Pueden parecer lo mismo, pero no lo son.

Repetición, según la RAE, nos habla de hacer lo que se había hecho y decir lo que se había dicho. La consistencia, sin embargo, nos habla de estabilidad, de solidez, de coherencia. En un primer análisis podemos pensar, entonces, que la consistencia es resultado de la repetición. Pero, ¿qué pasa si la repetición es de algo estático, que no varía, qué no se mueve ni evoluciona con el consumidor?

Hoy, más que nunca, el que una marca mantenga un discurso consistente, fiel a su esencia y propósito de marca, es importante. Y ser consistente, no significa repetir el mismo mensaje, el mismo claim y por supuesto, la misma ejecución, siempre.

La disgregación de medios que vivimos hoy en día hace que las marcas deban explorar, y mucho más en profundidad, la consistencia en su estrategia, tanto de comunicación, como de medios.

Cada medio tiene su forma de conectar y relacionarse, su ecosistema propio. Y esto hace que el mensaje deba adaptarse también. Tenemos que ser conscientes de que un mismo usuario puede buscar y pedirle a una campaña distintas cosas según en que medio y el contexto en el que se encuentre. Y en su capacidad para modificarse y evolucionar, podremos encontrar el éxito. Debemos ser, por tanto, consistentes, construir sobre un mismo camino, pero sin caer en la repetición de lo idéntico día tras día, ni tampoco en la dispersión.

Esto, por supuesto, requiere más tiempo, más esfuerzo, y más originalidad, tanto de las compañías, como de las agencias, pero sin duda construirá una estrategia más profunda y sólida. Una estrategia en la que la marca no aburra contando un mensaje, transmitiendo un posicionamiento o incluso, desarrollando nuevos productos.

Thinked by Jesus Melero.