FOCUS-ME

Bienvenido a la era de la personalización. Bienvenido a mi mundo.
Bienvenido a mi era.

La personalización será un valor de marca. Si las marcas no hacen un impulso para hacer que la gente se sienta especial y única, ellos mismos abrazarán la tecnología para hacerlo.

Nos enfrentamos a una nueva era en la que el consumidor, gracias a las herramientas que les dan las marcas, es lo más importante. Una era de hiper-personalización y de exigencia máxima.

El selfie es una de las tendencias claves, que se impone con más fuerza con nunca. Hablamos del selfie a nivel formal, que conceptualmente nos habla de cambios mucho más profundos, de la revalorización de las personas desde su individualidad y no desde la “masa”: Obama, Ellen o tu sobrino… todos quieren ser estrellas y ser los protagonistas de sus propias vidas.

La extrema personalización nos lleva a pensar en la gran cantidad de datos propios y ajenos, que generamos con nuestra actividad digital y no-digital diaria. Desde mailings de IKEA que te felicitan cuando has comprado la nueva olla de acero inoxidable, y te da recetas para estrenarla, hasta el lado más “playful” de los datos, que juega con la tensión entre privacidad y el compartir.