POWER TO WOMEN.

Más independientes, más creativas, más constantes… Las mujeres están ganando poder y pisando cada vez más fuerte. Los roles clásicos están evolucionando, y desde que son jóvenes, sus aspiraciones también.  

Background.

La crisis social y política que estamos viviendo desde hace unos años nos lleva a pensar que no estamos haciendo las cosas de la mejor manera. Nos invita a replantearnos el futuro y buscar nuevas formas de hacer y porque no, nuevos protagonistas. En las sociedades más globalizadas la mujer es cada vez más importante. Se ha despertado frente al status quo, desarrollando un espíritu de superación que la convierten en individuos más fuertes y esperanzados. Una mujer líder, que busca y crea su propias oportunidades. El crecimiento de las familias monoparentales (en España se han incrementado en un 78% en la última década), es otro de los factores determinantes que nos muestra a una mujer más independiente y segura de sus capacidades en una sociedad exigente. A nivel académico, también estamos viendo un desarrollo impactante. Por cada dos hombres que se gradúan en una universidad, se gradúan tres mujeres. En definitiva, la mujer se ha vuelto más consciente de su futuro, más luchadora y empieza a tener roles más decisorios, lo que puede suponer un cambio estructural y de fuerza productiva en muchos países de nuestro entorno. 

Descripción de la tendencia.

Power to women nos habla de una ruptura con la visión clásica de la mujer. Una ruptura hacia una mujer más global, más líder, con más poder de decisión y más abierta. Una mujer que rompe con el esquema, y se integra en la sociedad de forma más natural. Ha tardado, y el camino no ha sido fácil, pero podemos hablar de que nos acercamos a un mundo que puede empezar a estar gobernado por mujeres. Hay claves que nos llevan a pensar en el crecimiento de esta tendencia, como Liu Yang, la primera astronauta mujer que China, un país muy cerrado en cuanto a temas de género, envía al espacio en misión oficial. O la fuerza y protagonismo que ha ganado Michelle Obama en EEUU, siendo líder de algunas iniciativas gubernamentales o, en ocasiones, más carismática que su propio marido. También supone un cambio a nivel estructural, haciendo que cada vez, más mujeres, formen parte de los consejos y puestos decisorios de muchas compañías. General Motors, Yahoo o Pepsico. Sin olvidarnos de cómo desde los medios de comunicación, muchas mujeres empiezan a liderar y dar más fuerza y visibilidad a este colectivo. Ellen Degenerees es un buen ejemplo de mujer contemporánea, actual e inspiradora para otras.

Las marcas no deberían vivir alejadas de este “Power to women”: Getty Images anunciaba hace unos días su intención de cambiar su banco de imágenes de mujeres, para convertirlas en fotografías, más actuales, auténticas y trabajadoras o Dove, desde su territorio de Real Beauty que viene explotando desde hace ya diez años.  

Compañías que ya están trabajando en esta dirección.

La plataforma MAKERS, de Unilever, AOL y PBS es otro gran ejemplo de cómo el "Power to women" entra en las estrategia de Marketing. Makers es una plataforma que agrupa historias de las mujeres que están creando el presente y crearán el futuro. Una visión de las mujeres como doers y actores principales de las sociedades del siglo XXI. Artistas, científicas, directivas… todas agrupadas bajo un mismo lema: makers.

Otro ejemplo interesante fue el spot de GoldieBlox. Una campaña que rompía la imagen clásica de las niñas y sus juguetes, y que plantea el nacimiento de una generación diferente.

 

 

 

NOW point of view.

Un cambio social, que se debe convertir en un cambio de negocio. Un cambio hacia un retrato más universal del target, más global, y más integrador. Power to women nos obliga a segmentar mejor, a desarrollar nuevos productos y, sobre todo, a empezar a ver a las mujeres desde las nuevas aspiraciones, felicidad y ambición que las mueve. Evolucionar de un mundo masculino a uno universal.