The growth of local.

Lo auténtico, vende mucho. Las pautas de consumo son tan impredecibles que décadas atrás podía ser una obviedad autoproclamar una experiencia, servicio o producto como “auténtico”. Sin embargo, hoy se pone en valor lo local, lo artesano, lo de toda la vida.  Hoy lo local, es auténtico.

En esta Trend to Watch buscamos entender cómo las marcas nacionales e internacionales están reaccionando ante esta tendencia y cómo están adaptándose a las nuevas exigencias de lo local.

 

Descripción de la tendencia. 

Lo artesanal se está convirtiendo en el nuevo premium. La denominación de origen, los ingredientes de temporada, el proceso de elaboración artesanal o el modelo de comercialización son factores cada vez más clave en la decisión de compra.

La globalización hizo que tanto las tradiciones culturales como el sentimiento de pertenencia de un lugar perdieran relevancia. Pero hoy vuelven con más fuerza y la necesidad de rescatarlas, de encontrar ese vínculo emocional hace que esta tendencia ahora esté en el punto de mira de las marcas internacionales o franquicias.

Trend into action.

Algunas compañías globales ya están empezando a conectar con lo local. Starbucks es un ejemplo de ello. En China han añadido en sus cartas productos exclusivos como frapuccinos de té verde o pastelitos de frijol rojo, además de ofrecer los dulces más tradicionales en sus días de celebraciones. O McDonald’s, que también reaccionó ante esta tendencia creando la Mc Ibérica hace tres años. Ahora, cada cierto tiempo, lanzan hamburguesas exclusivas que crean chefs reconocidos del país.

El mundo de las bebidas también se ha visto influenciado por esta tendencia. Empezaron con las cervezas artesanales y ahora están de moda las micro destilerías, pequeñas fábricas que nacen en las capitales. Éstas construyen su marca alrededor del origen, la calidad y la exclusividad. Santamanía es la primera micro destilería urbana de Madrid, hace una producción única de 300 botellas y utiliza ingredientes típicos de temporada.

Hasta ahora, el sector de alimentación es el que encabeza esta tendencia, pero el mundo de viajes también está viendo una gran oportunidad. Se reinventó con el nacimiento de Airbnb, la mezcla perfecta entre lo local, la filosofía de vivir experiencias más cercanas con los propios vecinos, e Internet, el medio donde nació y sigue creciendo.

Esta alternativa al turismo clásico, está siendo adaptada a otros proyectos. En Portugal, un grupo de jóvenes locales han creado We hate tourism tours, la anti-guía para visitar Portugal y no caer en las trampas para turistas. Esta compañía defiende su cultura, acerca a los viajeros y ofrece tours diferentes y alternativos para vivir como un local. Uno de ellos es pasar un día de surf juntos. Beber, comer y divertirse con gente nueva que tiene tus mismas aficiones.

 

NOW Point of view.

En un mundo donde cada vez más se rompen las barreras geográficas, en el que tus aficiones y estilos de vida pueden ser casi iguales a los de la otra punta del planeta, los consumidores buscan en los productos con promesa local una manera de reforzar su propia identidad. Esto, incluso se intensifica más en las generaciones jóvenes hiperconectadas, donde esta promesa de autenticidad asociada a unos orígenes y raíces es aún más relevante y aspiracional.

Las marcas tienen un gran desafío por delante. Los consumidores no quieren prescindir de las ventajas de lo global ni rechazar la autenticidad de lo local, entonces ¿cómo pueden reaccionar las marcas ante esta tensión social? y ¿nos imaginamos categorías como tecnología o automoción liderando esta tendencia?