¿Quién nos iba a decir hace 10 años que seríamos los protagonistas de nuestra propia vida de ciencia ficción? En Unreality hablamos de cómo está cambiando el concepto de la realidad y el impacto que está teniendo en cómo la gente se relaciona con el mundo.

Hoy más que nunca podemos decir que la fina línea que dividía el mundo real del mundo virtual ha desaparecido. Vivimos varias realidades a la vez, compartimos nuestra vida y vivimos las del resto. Incluso podemos configurarlas. Lo que ocurre en digital tiene un impacto en el mundo real y viceversa. Y uno de los casos que mejor lo cuenta es el fenómeno de las noticias falsas de Facebook, que nos hace plantearnos qué es lo real hoy, porque tendencias y noticias que surgen en el mundo digital directamente influyen en el mundo real. Tanto, que ha llegado a repercutir en las elecciones de los Estados Unidos y a plantearse el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, el propósito de su compañía, dada su capacidad de influencia a nivel global.

Mientras tanto, Netflix aprovechaba el contexto de las elecciones de EE.UU. para lanzar la nueva temporada de House of Cards, colocando a Frank Underwood en el debate presidencial por la Casa Blanca, siendo el presidente del que más hablaban en Twitter frente al polémico Trump.

Todo esto, nos hace pensar cuál es el valor hoy de la verdad: llegando a unos límites en el que nos cuestionamos todo lo que nos rodea. De ahí que las personas busquen la verdadera verdad y hayan aparecido un millón de formatos en directo, con cero filtros para responder a la demanda de toda una sociedad.

Es cierto, vivimos en streaming, la búsqueda de la realidad a través del mundo digital está en auge y este cambio ha puesto de manifiesto una nueva realidad para las marcas, porque no sólo está afectando en las relaciones e interacciones entre personas, sino también en cómo las compañías se relacionan con su entorno. Pokemon Go, que aparentemente era sólo un videojuego que estaba en las casas, tuvo un impacto más allá y se convirtió en el fenómeno que cambió la forma de comportarse de miles de personas en el exterior. Pero lo interesante, es cómo esta nueva concepción de la realidad ayuda a que marcas entren en nuevas conversaciones de una forma totalmente diferente a las preconcebidas. Es el caso de Missing People, una organización de Reino Unido que ha aprovechado este boom para resolver un problema social, entrando en un mundo ficticio para actuar y ofrecer soluciones frente a la desaparición de personas.

Las redes sociales también son una herramienta para ayudar a resolver problemas sociales, y cómo éstas pueden ayudar a sensibilizar a los jóvenes sobre la adicción de alcohol. Es el caso de Addict AIDE con su campaña “Like my addiction”. La campaña, protagonizada por una chica, muestra su vida de ocio en su canal de Instagram, a simple vista es una vida común de la mayoría de los jóvenes, pero todas las imágenes tenían una característica común, en todas aparecía una cerveza, una copa o una botella de alcohol. El mensaje es claro, utilizar los medios sociales donde se refleja la vida y la trayectoria de muchas personas, para atacar un problema.

 

Sí, hoy los mundos virtuales, digitales, sociales, ficticios, se entrelazan entre sí y cambian y configuran nuestra forma de entender e interactuar con el mundo. Así nos lo muestra la última campaña de Instagram “Stories are everywhere”. Pero también este “todo en uno” cambia en nuestra forma de trabajar. Como es el caso del proyecto que han hecho Dell, Nike, Meta y Ultrahaptics, un diseño virtual sobre las próximas zapatillas del futuro, donde no necesitas unas gafas de VR para verlas en otra realidad, sino que con tus mismos ojos y manos eres tú quien creas cambias y modulas el diseño de forma totalmente natural y real.

 

En resumen, las personas viven una vida, no 5 diferentes a la vez en diferentes aparatos o medios. El reto está en cómo las marcas actúan frente a este movimiento, siendo más honestas y más reales para que empiecen a convertirse en personas de verdad, que se equivocan y que también saben reaccionar para conectar de una forma más directa y humana.